Es un trastorno complejo del tracto intestinal inferior, caracterizado principalmente por un patrón de síntomas que a menudo empeora con el estrés emocional. El síndrome del intestino irritable involucra una combinación de dolor abdominal y diarrea y estreñimiento que se alternan. Existen muchas causas posibles; por ejemplo, puede haber un problema con el movimiento muscular del intestino o una baja tolerancia al estiramiento y movimiento del intestino. Sin embargo, no existe ningún problema en la estructura del intestino.

Si usted ha sido diagnosticado de Síndrome de “colon irritable” o “intestino irritable” y presenta estreñimiento o diarrea leve o bien alternancia de estreñimiento y diarrea, deberá aumentar la ingesta de fibra, mediante:

•    Aumente el consumo de alimentos ricos en fibra: pan integral, frutas con piel y verduras.
•    Utilice suplementos de Salvado de Trigo: 4 a 8 cucharadas al día, mezclados con líquidos o alimentos.
•    Modifique sus hábitos alimenticios:
•    Haga una dieta “pobre en grasas” y “rica en proteínas” (carnes y pescados).
•    Coma despacio y procure masticar bien.
•    Evite comida copiosas, son preferibles comidas más frecuentes y menos abundantes.
•    Evite los alimentos que usted note que le desencadenan o empeoran sus síntomas.  Los que con más frecuencia le perjudican son: especias, alcohol, sopas de sobres, cacao, derivados lácteos, quesos, yogurt, confitería, pasteles, helados, mantequilla.
•    Si lo que predomina es la diarrea evite los derivados lácteos, café, té y chocolate.  Puede tomar leche vegetal (de almendras).
•    Evite las bebidas con gas y los alimentos flatulentos como: col, coliflor, habas, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, poro, chicharos, frutos secos y en conserva.
•    Aumente la ingesta de agua (de 1.5 a 2 litros diarios), sobre todo si predomina el estreñimiento.
•    Procure mantener un horario fijo de comidas, e intente evacuar siempre a la misma hora y sin prisas, preferiblemente después del desayuno.
•    Realice ejercicio físico, caminar, nadar.
•    El dolor abdominal se puede aliviar aplicando calor local suave.
•    Evite el uso de laxantes.
•    Evite, en lo posible, las situaciones que le pongan nervioso o estresen.
•    Una dieta:
•    Desayuno y merienda: 
o    Leche de almendra, infusión de té o café.  Azúcar.  Pan integral.  Margarina.  Frutas: manzana, pera, plátano, refresco natural de frutas.
    Comidas principales:
o    Caldos y sopas de vegetales o carnes, no grasos.
o    Pastas, patatas cocidas o al horno.  Arroz.
o    Carnes sin grasa (ternera, pollo, pavo, cerdo, cordero) cocidas, al horno o plancha.  No fritas.
o    Pescados de todos los tipos, no fritos.
o    Huevos.
o    Todas las verduras excepto las arriba indicadas.
o    Ensalada de lechuga, escarola, tomate.
o    Frutas: manzana, pera, plátano.  Manzanas al horno.  Jalea.
o    Pan integral.
    Complementos: 
o    Aceite (oliva, girasol, maíz): dos cucharadas al día.
o    Bebidas: solo agua o zumos naturales de frutas.
•    Puede condimentar con sal, salvo que no esté indicada por otras enfermedades (hipertensión).